Close

Bienvenide al blog de una asistente online inmobiliaria

Una asistente inmobiliaria online intensita y natural

Quizás no es la mejor manera de empezar, pero es la mía.

Soy una mujer «multiapasionada», o de pasión fácil, que también me gusta.

Entre esas pasiones, hay tres que en este momento te voy a comentar.

La primera es la escritura.

Soy escritora desde que recuerdo, aunque durante muchos años mi síndrome del impostor me impidió identificarme como tal. Y es desde este punto que verás que utilizo mucho, la mayoría de las veces, el artículo neutro. Sin vergüenza ni inconvenientes.

 

La segunda el sector inmobiliario.

Una pasión que llegó de casualidad y que se ha convertido en mi oficio durante los últimos quince años. Y creo que va para largo….

 

La tercera la innovación de andar por casa. O «commfortable innovation» que suena mejor.

Te lo explico, que sé que la primera vez suena a algo raro.

Básicamente trato de hacer en mi trabajo, las cosas de siempre pero de forma diferente.

No como algo estrambótico (o sí), más bien como una forma de creativizar mis conocimientos, mi experiencia y lo que esperan los demás.

Siempre pongo como ejemplo esta anécdota:

Hace un tiempo, trabajando para una inmobiliaria, la jefa que tenía en ese momento me permitió que hiciera la descripción de un inmueble a mi gusto.

 

El inmueble en sí era uno de esos «invendibles». Estaba muy bien de precio, ya que era un producto bancario, pero estaba en un pueblo de costa en la montaña. O sea, la playa la veías a kilómetros, y para ir en verano el autobús urbano dibujaba todo el pueblo antes de llegar, así que te pasabas el tiempo en el viaje. Y olvídate de ir en coche, porque había poca zona de aparcamiento, era zona azul, y a las 8 de la mañana ya estába a tope.

 

Era un quinto piso sin ascensor, de apenas 40 metros cuadrados, 1 habitación,  cocina abierta y un balcón «pa fumar», de los que apenas cabe el cenicero.

 

Más o menos, lo que decía el texto de la descripción además de lo dicho, es que era perfecto para alguien que se quisiera independizar, o una pareja muy bien avenida, porque lo de discutir con portazo estaba descartado.

 

Que estaba lleno de cualidades, ya que te ahorrabas el gimnasio gracias a las escaleras, y que trabajabas la memoria también gracias a ellas.

 

Que sabrías en todo momento quién te quiere de verdad, porque había que quererte mucho para darse el palizón de cuesta y de escaleras para verte, y que las vistas eran mucho mejor que los de primera línea de playa, porque evitabas ver la arena llena de personitas en verano.

 

Me lo pasé muy bien, y publiqué el anuncio.

 

El piso al principio no tenía visitas, pero sí atrajo a muchas personas que llamaban aún con la risa en la boca, y que «captábamos» para otros inmuebles.

 

Durante una semana que estuvo publicado, entraron más de 50 llamadas por el anuncio, y de ahí salieron 4 ventas de otros inmuebles.

 

A la semana, mi jefa se lo pensó mejor (vete a saber porqué), y dijo que perjudicaba a la imagen profesional de la inmobiliaria.

Todo el mundo quiere ser diferente, hasta que te paras a pensar que al resto le puede parecer mal... #PiensoEnAlto

Como ves, entiendo que el miedo a «perder profesionalidad» es el pan de cada día en el mundo empresarial, pero también sé que lo del aburrimiento tampoco te hace más profesional.

 

Y por eso, y gracias a un mentor con el que tropecé  por causalidad (y del que te hablaré más adelante), hace ahora un año cogí todas mis pasiones, hice un hatillo majo, y me convertí en la primera asistente online especializada en el sector inmobiliario de España.

 

Que sí, que hay muches (y muy buenes) asistentes online, pero especializadas en el sector inmobiliario, y trabajando en exclusiva para ese sector sólo estoy yo (de momento).

 

Así que si tienes curiosidad sobre el sector inmobiliario, sobre qué hago como asistente online y cómo lo hago para este sector, pásate por aquí, que prometo explicarte los entresijos cómo me hubiera gustado que me explicasen «física y química», así hubiera suspendido con algo más que un cero.

 

Y si eres un gerente o agente inmobiliario, quédate, pregunta, incordia, y aprenderemos unes de otres. Quién sabe, quizás puedas ver que todo lo que hago mientras me divierto, también es profesional, eficaz y eficiente.

¡Seguimos!