Close

Lo que aprendí de... mi primer cliente

Hace un año de esto, pero como he decidido hacer una entrada cada cierto tiempo, explicando lo que he aprendido de algunas de las diferentes personas que han dejado huella en mi carrera o en mi vida, quiero dedicarle la primera entrada a este personaje que me ayudó a que hoy esté donde estoy.

Soy muy tímida, pero una descarada.

 

Cuando conocí a este primer cliente, no tenía ni intenciones de que lo fuera. Sencillamente me caía bien. Le seguía en redes sociales, y como a muchos que sigo, interactúo de forma habitual, y claro si me da conversación o es cercano, pues invita a seguir hablando.

 

Juan siempre fue amable conmigo, respondía y charlábamos de forma habitual.

 

En una de esas conversaciones, le expliqué que había tenido que dejar mi trabajo y que estaba intentando encontrar otro que me permitiese poder seguir en el sector inmobiliario (al que también pertenece), y que además no tuviera que darme los palizones de viaje diarios, ya que una lesión en mis rodillas además de dolorosa, me limitaba en movimientos.

 

Me trató estupendamente, y me tranquilizó ofreciéndome para comenzar, que le ayudara un par de horas gestionando su correo y poco más.

 

Lo agradecí mucho, y comenzamos… correos a mí… jejejeje

 

Como soy una «metomentodo» de formación profesional, empecé también a darle mi opinión en algunas cosas, y a hacer otras que podrían, según mi parecer, facilitarle su trabajo, lo que demostró mi conocimiento y experiencia en el sector.

 

Y fue entonces cuando me dijo la frase que me llevaría a dónde estoy ahora: «¿Sabes que en E.E.U.U, los agentes y gerentes suelen tener una asistente personal? Con lo que sabes y cómo eres, podrías hacerlo perfectamente.»

 

La mejor idea que me han dado en los últimos años.

Gracias a Juan, he aprendido que:

 

  – Se puede estar en la cima, y ser cercano

  – El trabajo duro, ese que no se ve o no se muestra, es el que te lleva allí dónde quieres ir.

  – Hay veces en las que no es necesario inventar la rueda, basta con prestar atención

  – La constancia y el trabajo en equipo, es el 80 % de la receta del éxito

  – El conocer a tu cliente y aceptar cómo es, es el otro 20 % de esa receta.

  – No supongas, seguro que entonces estás equivocada.

  – Hay que ser como eres, ni más ni menos. No gustarás a todo el mundo, pero a quien le gustes, le encantarás.

  – La estrategia se puede aprender, a ser estratega también.

  – La sinceridad es una virtud, y en el trabajo en equipo, una necesidad.

  – Es bueno tener ayuda al emprender, y aprender siempre

Sé que quizás no lea esta entrada, pero a ti que la lees, por favor, quédate con el mayor de mis aprendizajes gracias a Juan.

Aprendí que mi forma de ser, esa que en muchas ocasiones me da dolores de cabeza, también me ha ayudado a conocer a personas tan influyentes en mi carrera y mi vida como Juan.

 

Alguien que siendo ya importante en su ámbito, confió en mí, y me ha aportado seguridad en mí misma, formas diferentes de ver el sector y muchos pequeños consejos que se convierten en grandes movimientos.

 

Le estaré siempre agradecida, gracias, gracias, gracias.